Escultura. Reflexión 40076

Durante los meses de julio, agosto y septiembre, Olarte fue dando forma física a una escultura que fuese capaz de crear un espacio en su interior a través del cual se pudiese ver el cielo, y un punto del paisaje en el Camino, estableciendo así una relación visual entre el Camino de Santiago y su espacio exterior. Los materiales empleados fueron acero corten y bronce.

La idea para la percepción del espectador es la de crear un ambiente aislado en el que tener sensaciones personales y un breve espacio de tiempo para ver el cielo y reflexionar sintiendo ser parte de la escultura.