Reflexión 40076

olarte_artista

José Antonio Olarte (Haro, 1958)
Artista autodidacta, caracterizado por la constancia, duro trabajo, aprendizaje y compromiso con su obra, sobre todo escultórica, que le han permitido elaborar pinturas y esculturas en diferentes formatos y materiales (acero, bronce o madera), realizadas con un lenguaje sobrio y sintético.

Para él, la arquitectura ha sido y es una forma de lenguaje constante: composiciones de elipses, curvas, manteniendo el equilibrio entre las diferentes formas geométricas y orgánicas. Intenta no utilizar líneas y ángulos por la dureza de los mismos. Para él, el hecho de que haya posibilidades infinitas de formas (líneas y ángulos) le permite descubrir un ¨gesto¨ con el que pueda realizar sus obras ya que va evolucionando y cambiando con el tiempo.

Entre las obras más significativas se pueden mencionar por su simbolismo: “Naves de Paso”, Puerta oeste de entrada a la ciudad de Logroño; “364 +1” instalación realizada para la exposición 11111 en el Brescia Musei de Brescia en Italia; “Espacio compartido” en Solar de Febrer; “Topografía de un día gris“, “En busca de un sueño” instalación en el Camino de Santiago, “Reflexión 40756” escultura en el Camino de Santiago, “42,195”, “Sueño de Ícaro” para la empresa MASA, “Paseo por la vida” y las series de esculturas en hierro forjado “Sombras” y “Ciclos”.

A partir de 1996 comienza a realizar exposiciones en España y fuera de ella.

Proyecto.

Durante los meses de julio, agosto y septiembre, Olarte fue dando forma física a una escultura que fuese capaz de crear un espacio en su interior a través del cual se pudiese ver el cielo, y un punto del paisaje en el Camino, estableciendo así una relación visual entre el Camino de Santiago y su espacio exterior. Los materiales empleados fueron acero corten y bronce.

La idea para la percepción del espectador es la de crear un ambiente aislado en el que tener sensaciones personales y un breve espacio de tiempo para ver el cielo y reflexionar sintiendo ser parte de la escultura.

 

Reflexión 40076.

 

“La idea para la percepción del espectador
es la de crear un ambiente aislado en el que tener sensaciones personales
y un breve espacio de tiempo para ver el cielo
y reflexionar sintiendo ser parte de la escultura.”